Skip to content

El alcohol

13 enero 2018
tags:

 

El PSOE denuncia que se vende alcohol en gasolineras,
coches ambulantes y locales sin licencia.
(De los periódicos)

El alcohol vuelve siempre, como un lobo,
como un esbelto lobo transparente.
El alcohol lo dejamos, lo prohibimos,
pero él acude siempre a la llamada
hetaira y solitaria de la noche.
El whisky enciende bosques en mi alma,
la ginebra es doncella y cuenta cosas,
el vino es camarada de los pobres,
y el champán surrealista de Breton
decoraba los hombros de la amada.

Yo he dejado el alcohol, por esta vez,
pero siempre se vuelve
al pecado nocturno y filosófico,
al alcohol del pensar,
a esa otra lucidez que hay en la copa,
a esa lanza que mata, lanza o lumbre,
y enciende el corazón para más vida.

Francisco Umbral

Anuncios

La grieta

12 enero 2018
tags:

En la inmovilidad, el silencio impalpable,
Yo estoy ahí. Estoy solo. Si me golpean, me muevo.
Trato de proteger una cosa roja y sangrante,
El mundo es un caos preciso e implacable.

Hay gente alrededor, les oigo respirar
Y sus pasos mecánicos se cruzan sobre el enrejado.
He sentido, no obstante, el dolor y la rabia;
Cerca de mí, muy cerca, un ciego suspira.

Hace muchísimo tiempo que sobrevivo. Tiene gracia.
Recuerdo muy bien los tiempos de esperanza
E incluso recuerdo mi primera infancia,
Pero creo que es éste mi último papel.

¿Sabes? Lo vi claro desde el primer segundo,
Hacía algo de frío y yo sudaba de miedo
El puente estaba roto, eran las siete en punto
La grieta estaba ahí, silenciosa y profunda.

Michel Houellebecq

Crepúsculo, Albuquerque, invierno

11 enero 2018
tags:

No fue un sueño,
Lo vi:

La nieve ardía.

Ángel González

Un libro

10 enero 2018
tags:

Un libro se escribe una y otra vez.
Un libro se repite. El mismo libro.
Siempre. O la misma pregunta. O
quizás
el no haber respuesta.
Por eso un libro anda alrededor de sí mismo
un libro el poema la prosa la frase
tensa
la escritura nunca escrita
la que no es sino el ritmo
subterráneo
el ángel oculto el río
el demonio azul.

Un libro. Siempre.
Un libro que se escribe y no se escribe
o se reescribe ante
el mismo mar.

Un libro. Navegación por dentro
vagar que no llega a ninguna Ítaca.
Un libro se repite. Un libro
esa pregunta
incognoscible código del ser.

Metáfora con cuernos y pies de cabra.
Un libro. Ese buscar
cosa ninguna.
O sólo el espacio
el gran interminable espacio en blanco
por donde corre la sangre la escritura la vida.
Un libro.

Manuel Alegre

Poemas de las cosas sin importancia

8 enero 2018
tags:

 

 

Naturalmente empezamos con una pérdida.

En el principio
hay siempre una pérdida,
lo que nos hace pensar que al final
tarde o temprano habrá un hallazgo.

Que tendrá que haber inevitablemente
un hallazgo.

Y aunque de hecho no haya por supuesto
hallazgo alguno
(nada de lo que poder decir: he aquí
un verdadero hallazgo), siempre estamos
por otro lado dispuestos a denominar “hallazgo”
a cualquier pequeña cosa más o menos
sin importancia.

Y eso es vivir cabalmente.

Lo contrario
es no poder contentarse nunca: algo así
como considerarse víctima
de una estafa primigenia
y vivir constantemente esperando
una compensación que nunca llega.

Fernando Luis Chivite

Una mujer extendiendo una sábana

26 diciembre 2017
tags:

 

 

Ocurren un montón de cosas que somos incapaces de explicar.

Vamos de un sitio a otro, tomamos algunas decisiones,
creemos haber hecho algo y no hemos hecho
absolutamente nada,
y sin embargo ese no hacer nada es lo mejor que tenemos.

Recuerdo una mañana en la que todo se mantuvo en silencio.
Yo había optado por el camino equivocado
y en lugar de subir la escalinata de piedra
y atravesar apresuradamente la puerta
del olvido de uno mismo,
me adentré en la ciudad.

Era muy joven
y estuve dando vueltas por las calles medio vacías
sin saber a dónde ir.
La ciudad estaba allí, ante mí,
como un enorme artefacto peligroso que yo no sabía utilizar,
pero no sentí ninguna clase de temor sino en todo caso
sencillamente asombro y soledad.
Se abrían las puertas de las primeras tiendas
y la gente ocupada agachaba la cabeza
preparándose para su nuevo día de trabajo.

Sin embargo lo que recuerdo con más intensidad es una calle
en la que siempre daba el sol.
Aquella mañana atravesé muy despacio aquella calle.
Atravesé aquella calle con una lentitud infinita
y al llegar al final me di la vuelta.

Quizá pasé una hora yendo de un lado a otro
con la mayor lentitud que puede alcanzar deliberadamente un ser humano.
No sé lo que es el tiempo, todo el mundo se arriesga a decir algo
y al final la mayor parte de las veces suena bastante estúpido.
Aquella hora ha sido la hora más ancha de mi vida
y sin embargo
ignoro la verdadera naturaleza de lo que allí ocurrió,
pues en verdad no hice nada.

Durante toda mi vida he recordado esa hora,
la luz de aquella calle, el sol en las fachadas de las casas,
todo eso. Y lo he recordado
con mayor nitidez y con mayor emoción a medida que pasaban
los años. Me veo allí de nuevo pasar de un lado a otro,
los detalles no son siempre los mismos,
aunque ignoro por qué.

A veces descubro una mujer extendiendo una sábana
al otro lado de una ventana,
o el rótulo de un almacén o de una tienda
que no había visto antes.
Pero lo que no cambia en ningún caso
es el sentimiento que me trae esa imagen,
la sensación de estar libre
y a salvo.

Supongo que será completamente inútil
tratar de darle más vueltas al asunto.
En ocasiones creo intuir el verdadero valor
de lo que allí pasó,
pero al instante siguiente ya no estoy tan seguro.
Hay algo que me impide hacer el esfuerzo de intentar explicarlo.

Fernando Luis Chivite

9 diciembre 2017
tags:

Hoy te podría decir que soy un vaso
de leche tibia para el insomne
o tal vez que llueve mucho.
Me pasaría la tarde hablando
de cosas triviales
como decir arroz o harina
o qué bien huelen tus cabellos.
Si estuvieras aquí
tal vez, hasta me atrevería
a decir que te amo.

Thelma Nava

A %d blogueros les gusta esto: