Saltar al contenido

Believe

20 junio 2021
tags:

Valiente ciudadano

19 junio 2021
tags:

VALIENTE CIUDADANO

A María Inmaculada Barrios

“Morid con el pensamiento
cada mañana y ya no
temeréis morir”
Tratado Hagakuse

Dame, señor,
una muerte que enfurezca.
Una muerte tan ofensiva
como a los que ofendí.
Una muerte que soporte la lluvia
de Santiago de Compostela,
y de paso,
mate a los que me ofendieron.

Dame, señor, esa muerte de la intemperie
que sorprende y tranquiliza.
Haz que esté largando mocos y lágrimas,
suplicando piedad
y deseando muerte ajena.

Haz, señor,
que aquel hombre con piel inédita
reconozca en mí animal de olivares.
Que su cuerpo pese sobre el mío
y haga dulce
la entrada al fuego.

Te prometo haberlo visto todo.
La misma culpa con la que nací,
el mismo furor.
Haz, señor,
que esté escuchando a Vinicio de Moraes
y a María Bethania
y prometiendo que mañana,
lunes,
me inscribiré en un curso para aprender brasileño.

Que venga la muerte
cuando descubras en mí
alguna oculta intención de poder
y cuando sepas,
por tus informantes,
de mis maniobras para pasar a la historia.
Cuando te digan señor,
que he agotado todos los recuersos de la fatiga
sin pedir clemencia,
entonces, señor,
dame duro.
Haz que este golpe que tengo en la frente
por abrir puertas a cabezazos
se ponga
rojo,
latiente,
doloroso.

Supongamos, señor,
que eres el big-bang.
Que ningún territorio escapa a tu vigilancia.
Que los hot-dogs son tema de tu predilección.
Que tu deseo en mí es parte obscena
de tu personalidad.
Entonces, señor,
examina mi estómago abultado
por los espaguettis de Portofino
por las fabadas del Guernica
por los pasteles de coliflor de mi madre
por los largos tragos de cerveza y ron.

Espía, señor, los rostros de mi espejo en el espejo,
yo, la pusilánime astuciosa
la del dedo en el aire
abanicando a la aburrida concurrencia.

Podrías venir al cine, señor.
Veríamos Brazil
La vaquilla
Un día de campo,
El cartero y Gatsby.
Me escucharías
sacudida por la risa
y el temor.

Permíteme, señor,
contemplarme cómo soy:
el rifle en la mano
la granada en la boca
destripando a la gente que amo.

Acuéstate conmigo en la madrugada, señor,
cuando mi respiración es un golpe de piedras
en la corriente del río.

Y verás cómo nada,
ni siquiera la leche de tus cantares,
puede darme una muerte que me enfurezca.

Miyó Vestrini

18 junio 2021
tags:

Como una vieja caja de música
de estilo algo pasado de moda
mi corazón dice una sola melodía.

Abro el balcón sobre una misma mañana, atardezco junto a tu piano
Solo así me aventuro a atravesar la noche.

Fina García Marruz

Construcción

17 junio 2021
tags:

Este poema va a ser
una casita
a la que puedas venir
cuando todo refugio
se vuelva hostil.

Tamara Grosso

Bebiendo solo a la luz de la luna

14 junio 2021
tags:

Entre las flores, un tazón de vino
bebo solo, ningún amigo está cerca.
Levanto mi copa, invito a la luna
y a mi sombra, y ahora somos tres.
Mas la luna nada sabe de bebidas
y mi sombra se limita a imitarme,
pero así y todo, luna y sombra serán mi compañía.
La primavera es época propicia para el goce.
Canto y la luna prolonga su presencia,
bailo y mi sombra se enreda.
Mientras me mantengo sobrio, somos alegres juntos,
cuando me embriago, cada uno marcha por su lado
jurando encontrarnos en el Río de Plata de los cielos.

Li Bai

hoy

11 junio 2021

a las 19hs presentamos nuestros últimos libros en la librería Katakrak de Iruñea

Es un tren

9 junio 2021
tags:

Lo que te querría decir
es un tren.
Con esa fuerza,
con esa prisa,
con ese estruendo.
Pero ese tren no puede echar a andar
porque hay alguien en las vías.
Yo misma.

Elena Román

Eternity And a Day

6 junio 2021
tags:

Ítaca

4 junio 2021
tags:

El amado no
necesita estar vivo. El amado
vive en la cabeza. El telar
es para los pretendientes, encordado
como un arpa con el hilo blanco de un sudario.

Él era dos personas.
Era el cuerpo y la voz, el sencillo
magnetismo de un hombre vivo, y también
el desplegado sueño o imagen
a los que da forma la mujer que trabaja el telar,
que se sienta ahí en un salón lleno
de hombres sin imaginación.

Igual que le tienes lástima
al engañado mar que intentó
llevárselo para siempre
y solamente se llevó al primero,
al verdadero marido, debes
tenerla lástima a estos hombres: no saben
lo que están mirando;
no saben que cuando uno ama de esta forma
un sudario se convierte en un traje de novia.

Louise Glück

cobarde

2 junio 2021
tags:

ni siquiera un poema
tal vez una palabra
sin un duda un gesto
a veces una mirada
pero huir no, nunca
nunca huir significará
lo mismo que decir adiós

Rocío

A %d blogueros les gusta esto: