Skip to content

La fuga de todo

16 agosto 2017

Todo el mundo huye. Todos huimos de algo. Nosotros también huíamos. Huíamos de un montón de cosas. Queríamos sencillamente estar lejos de todo lo que nos rodeaba. Lejos de aquello. La ciudad, la familia, las clases; todo eso. Imagino que es fácil de entender porque siempre es igual. Pero además había otra cosa quizá no tan sencilla. Además de eso, queríamos encontrar el camino verdadero, supongo que podría decirse así. Por esa razón he encabezado este escrito con la frase de Kafka. Entonces no hablábamos de ello, claro. Y si lo hacíamos, no lo nombrábamos de ese modo. Pero en el fondo era eso: buscábamos el camino verdadero. No importa cómo se le llame.  

Lo buscábamos con indolencia porque lo buscábamos en la indolencia. Lo buscábamos con orgullo porque lo buscábamos en el orgullo. Lo buscábamos con aspereza y a veces con verdadera amargura porque lo buscábamos en la aspereza y en la amargura. Y supongo que algo encontramos. Algo vimos. Algo llegamos a vislumbrar, después de todo, de ese presunto camino verdadero. Al menos algunos tramos, estoy seguro. Porque tropezamos con él muchas veces. Tropezamos muchas veces con ese camino verdadero tendido apenas un palmo por encima del suelo. Tropezamos y caímos muchas veces. Y digo que estoy seguro de que se trataba del verdadero camino porque a pesar de las constantes caídas y recaídas nos sentíamos bien. Extrañamente bien.

No teníamos nada. Estábamos totalmente perdidos y solos, tirados en la calle, pasando las noches a la intemperie, en cuartos de mala muerte, en estaciones de tren, en cunetas, en portales, en cualquier parte, cansados, ateridos, hambrientos y sucios, y sin embargo sabíamos que estábamos plantados sobre el mismísimo camino verdadero. Y eso era suficiente para que nos sintiéramos libres y a salvo. Veo que suena estúpido y sin duda es bastante estúpido, porque ni éramos libres, ni, por supuesto, estábamos a salvo de nada. Más bien todo lo contrario: estábamos constantemente al borde del abismo, si puede hablarse así. A punto de echarlo todo a perder en un mal paso. Pero ¿qué importaba? Pensándolo bien, quizá fuera precisamente ésa la clave de todo el encanto: lo cerca que andábamos de acabar mal. No lo sé. El caso es que, después de todo, a pesar de cómo acabó, y a pesar de los malos momento, las dudas, los peligros y todo lo demás, aquello fue, para bien o para mal, lo mejor que he tenido. Aquella época. Y en concreto aquellos meses. Aquellos días. Los largos días de la fuga de todo.

(La fuga de todo) 2003
Fernando Luis Chivite

3:30 de la madrugada

15 agosto 2017
tags:

 

 

¿Es un gallo

O una mujer que grita a lo lejos?

¿Está negro el cielo

O a punto de ponerse azul oscuro?

¿Es una habitación de motel

O la casa de alguien?

¿Estoy en Texas

o en Berlín Occidental?

Y de todos modos,

¿Qué hora es?

¿Hay algún pensamiento

Que sea mi aliado?

Rezo pidiendo que se suspenda

Todo pensar

Absoluta suspensión

Espacio en blanco

Quiero ir por la carretera

Sin pensar en nada

Sólo una vez

No estoy suplicando

No me pongo de rodillas.

Sam Sheppard

Ultimatum a un joven poeta

11 agosto 2017
tags:

Que el pan sea pan y mar el mar
Basta de conjeturas
Murciélagos lunares o roedores de orquídeas Toda palabra tiene precio
Las palabras que atacan como rayos o víboras
Y también madre
Amigo
Y alcohol y cama y mesa
Y el hijo concebido a dulces empujones
Y los hongos que provocan destellos de amor
O resplandores de muerte
Y el poeta que cae bajo las balas
Como un sol que la noche acribilla

Que el pan sea pan y mar el mar
el agua eterna
Pero la sed eterna
Para poder decir al fin:
He hallado un pan junto al mar
Los buitres sobrevolaban mi amor
He mordido una orquídea
Los buitres disputaban un cuerpo querido
He guiado camiones y dormido en aserraderos
Los buitres devoraban a mi amada
Viajé de noche sobre la arena caliente
Invoqué los nombres secretos

Conjuré un maleficio
Contuve una catástrofe
Conduje un águila a su nido
He muerto con mis muertos y estoy vivo

Cuando llegué a la ciudad
Un loco vagaba por las calles
En su mirada había un cuchillo
Le di mi mano
Lo miré
Le hablé y mi voz duró entre los astros
Eramos sólo dos sobre la tierra
Pero éramos dos sobre la tierra

La soledad se hizo añicos
La poesía palabras

Mario Trejo

En un concierto de Bach

10 agosto 2017
tags:

 

Atravesando la ciudad en una noche de invierno
Dijimos que el arte y la vida son polos opuestos.
Aquí nos acercamos a un amor que no conoce la lástima.

Esta anciana disciplina, severamente tierna,
Renueva la creencia en el amor y sin embargo controla el sentimiento,
Convirtiendo lo que soportamos en una bendición.

La forma es la ofrenda más grande que el amor puede ofrecer –
La unión vital de la necesidad
Con todo lo que deseamos, todo lo que sufrimos.

Un arte demasiado compasivo es apenas un arte a medias.
Sólo tan altiva y comedida pureza
Restaura el demasiado traicionado corazón humano.

Adrienne Rich

El día de verano

9 agosto 2017
tags:

 

¿Quién creó el mundo?
¿Quién dio forma al cisne, al oso negro?
¿Quién hizo al saltamontes?
Me refiero a este saltamontes,
el que acaba de saltar en la hierba,
el que ahora come azúcar de mi mano,
el que mueve las fauces de atrás para adelante y no de arriba abajo,
el que mira a su alrededor con enormes ojos complicados.
Ahora levanta una de sus patas y se lava la cara cuidadosamente.
Ahora de pronto abre sus alas y se va flotando.
Yo no sé con certeza lo que es una oración.
Sin embargo sé prestar atención
y sé cómo caer sobre la hierba,
cómo arrodillarme en la hierba,
cómo ser bendita y perezosa,
cómo andar por el campo,
que es lo que llevo haciendo todo el día.
Dime, ¿qué más debería haber hecho?
¿No es verdad que todo al final se muere, y tan pronto?
Dime, ¿qué planeas hacer con tu preciosa, salvaje, única, vida?

Mary Oliver

Del aprendizaje del aire

8 agosto 2017
tags:

 

Imaginemos el aire suelto en la atmósfera
el aire inexistente a la luz de los ojos
imaginemos el aire sin sentirlo
sin el sofocante olor de las abejas
el aire sin cortes sin fronteras
el aire sin el cielo
el aire del olvido
imaginémoslo fotografiado
fantasma sin textura
moldura inerte
cuadro de sugestiones y apariencias
imaginemos el aire
paisaje blanco sin el poema
vacuo impregnado de Dios
el aire que sólo los ciegos ven
el aire el silencio de Bach

Imaginemos el amor
así

Tanussi Cardoso

Y se fue

7 agosto 2017
tags:

El se quitó suavemente el sombrero y se fue,
así se dice del hombre que es caminante.
Peló a los árboles de sus hojas y se fue,
así el austero viento de otoño.
Ella repartió sus clemencias con una sonrisa
y siguió su camino real, la reina.
Noche tras noche golpeó a la puerta
y se fue, esto de un corazón roto.
A su corazón él apuntó sollozando y se fue,
así se dice del hombre malogrado.

Robert Walser

A %d blogueros les gusta esto: