Saltar al contenido

16 abril 2019
tags:

Se nos han acabado los dioses
los mitos, los iconos
Nos ha caído encima el horizonte
y todo es ya tan próximo, tan contiguo
¡Qué belleza palpita en la palabra lejanía!

Francisca Aguirre

Anuncios

En jaque

12 abril 2019
tags:

 

a fin de cuentas no ha pasado nada del otro mundo. sólo
que habrá que tirar algunas fotos
borrar algunos correos y quitar los eseemeeses.

porque en fin desde el principio estaba claro
que aquello no iba a salir bien. y quizá por eso
ahora duele tanto este vacío, este vacío de nada.

pero finalmente el tiempo lo cura todo. y dentro de
un tiempo resultará que eres capaz de pasar indiferente
por todos esos lugares en los que ahora se ha detenido el tiempo.

y al final aprenderás que se puede recibir sin dar
faltar a la verdad mirando profundamente a los ojos
estar con alguien y poder abandonarlo en cualquier momento.

pero por qué llamar a eso madurar, si
hasta los niños saben que sólo se ama una vez
y que la verdadera amistad dura toda la vida

Marta Eloy Cichocka 

Tomar una cocacola contigo

11 abril 2019
tags:

 

es incluso más divertido que pasarse por San Sebastián, Irún, Hendaya, Biarritz, Bayona
o sentir nauseas en la Travesera de Gracia de Barcelona
en parte porque con tu camiseta naranja te asemejas a un mejor y más feliz San Sebastián
en parte por mi amor por ti, en parte por tu amor por el yogur
en parte por los fluorescentes tulipanes naranjas alrededor de los abedules
en parte por el aire de complicidad de nuestras sonrisas frente a la gente y las esculturas
es difícil de creer cuando estoy contigo que pueda haber algo tan inmóvil
tan solemne tan desagradablemente definitivo como unas esculturas cuando justo enfrente
bajo la cálida luz de Nueva York de las 4 en punto nos dejamos llevar una y otra vez
del uno al otro como un árbol que respirara a través de sus anteojos

y en la muestra de retratos parece no haber ni un solo rostro, solo pintura
de repente te preguntas por qué diablos alguien los haría

te miro
a ti y preferiría mirarte a ti que a todos los retratos del mundo
salvo posiblemente el Jinete polaco de vez en cuando y de cualquier manera está en el Frick
que gracias al cielo aún no has visitado así que podremos ir juntos por primera vez
y el hecho de que te muevas tan bien más o menos hace que despaches el Futurismo
de la misma manera que en casa nunca pienso en el Desnudo descendiendo una escalera o
durante un ensayo en un único dibujo de Leonardo o Miguel Ángel que soliera cautivarme
y de qué les valen todas las investigaciones sobre ellos a los Impresionistas
si nunca tuvieron a la persona idónea para posar junto al árbol con la puesta de sol
o es más Marino Marini al no escoger al jinete con tanto esmero
como al caballo

parece que a todos les fue estafada cierta experiencia maravillosa
que yo no voy a desperdiciar y es la razón de que te esté hablando de ella

Frank O´Hara

Un manual de la rutina

10 abril 2019
tags:

A pela una manzana, mientras B se arrodilla ante Dios,
C telefonea a D, que apoya una mano
sobre la rodilla de E, F tose, G apila la tierra
de la tumba de H, I no sé muy bien por qué
pero J practica tiro al plato
mientras K practica con la porra en la cabeza de L,
y M toma mostaza, N entra con su coche en la ciudad,
O se va a la cama con P, y Q cae muerta,
R miente a S, pero sucede que la escucha
T, quien le dice a U que no despida a V
por tener que dar a W su palabra
de que X está engañando a Y con Z,
a quien justo ahora le da por recordar a A
pelando una manzana en algún lugar, muy lejos.

Howard Nemerov

La balada de la masturbadora sola

8 abril 2019
tags:

El final de un amor es siempre la muerte.
Ella es mi taller. Ojo huidizo, al salir
de la tribu de mí misma mi aliento
te echa en falta. Provoco espanto
en quien se queda cerca. Estoy hastiada.
De noche, a solas, desposo la cama.

Dedo a dedo, ahora es mía.
No está tan lejos. Es mi encuentro,
la golpeo como una campana. Me recuesto
en la alcoba donde solías montarla.
Te apropiaste de mí en la colcha de flores.
De noche, a solas, desposo la cama.

Toma por ejemplo esta noche, amor mío,
que a cada pareja hace encajar
en un vuelco conjunto, arriba, abajo,
los abundantes dos en esponja y en pluma,
de rodillas, a empujones, cabeza con cabeza.
De noche, a solas, desposo la cama.

De esta forma me escapo de mi cuerpo,
un milagro insufrible. ¿Podría
poner el mercado de sueños a la vista?
Estoy desparramada. Crucifico.
Mi ciruelita fue lo que dijiste.
De noche, a solas, desposo la cama.

Vino entonces mi rival de ojos negros.
La dama del agua, alzándose en la playa,
un piano en sus dedos, vergüenza
en sus labios y un discurso aflautado.
Yo pasé a ser la escoba de rodillas quebradas.
De noche, a solas, desposo la cama.

Te eligió de la forma que una mujer elige
un vestido de saldo de las estanterías
y yo me rompí igual que se rompe una piedra.
Te devuelvo tus libros y tu equipo de pesca.
El periódico de hoy dice que te has casado.
De noche, a solas, desposo la cama.

Los chicos y chicas son uno esta noche.
Se desabrochan blusas. Se bajan las braguetas.
Se quitan los zapatos. Apagan las luces.
Las trémulas criaturas rebosan de mentiras.
Entre sí se devoran. Se sacian en exceso.
De noche, a solas, desposo la cama.

Anne Sexton

J’attends

7 abril 2019
tags:

Cierta clase de pérdida

6 abril 2019
tags:

 

De uso compartido: las épocas del año, los libros y algo de música.
Las llaves, las tazas de té, la cesta del pan, sábanas y una cama.
Un ajuar de palabras, de gestos, traídos, usados, gastados.
Unas normas de casa respetadas. Dichas. Hechas. Y siempre tendida la mano.

Me enamoré del invierno, de un septeto vienés y del verano.
De mapas, de una cabaña en la montaña, de una playa y una cama.
Un culto hecho de fechas, de irrevocables promesas,
de adorar un poco y ser devoto ante nada,

(…los periódicos doblados, las cenizas frías, el trozo de papel con una nota a mano)
de religión intrépida, puesto que la iglesia era esta cama.

De la vista del lago surgió mi inagotable pintura.
Desde el balcón había que saludar a la gente, mis vecinos.
A salvo junto a la chimenea cobraba su color más intenso mi pelo.
Era el timbre de la puerta al sonar la alarma de mi alegría.

No es a ti a quien perdí,
sino al mundo.

Ingeborg Bachmann

 

A %d blogueros les gusta esto: