Saltar al contenido

Kosmic Blues

17 febrero 2019
tags:

Anuncios

Pa otros

14 febrero 2019
tags:

Para otros la aventura, los viajes, el ancho
del océano, Roma ardiendo y las pirámides,
las selvas indomables, la luz de los desiertos,
los templos y el rostro de la diosa. Para ellos
rascacielos y ciudades, palacios del sueño
contra el tiempo, la sonrisa de Buda, las torres
de Babel, los acueductos, la industria incesante
del hombre y sus afanes.

A mi dejadme la sombra difusa del roble,
la luz de algunos días de otoño, la música callada
de la nieve, su caer incesante en la memoria,
dejadme las cerezas en la boca cuando niña, la voz
de los amigos, la voz del río y esta casa, de algunos libros,
pocos, mi mano dibujando, despacio, la curvatura
perfecta de tu espalda.

Berta Piñán

Donde se oculta el sol

13 febrero 2019
tags:

La extraña historia
de nuestra pequeñas vidas

la sucesión de momentos
que no existen

la necesidad imperiosa
de estar solo

mi escepticismo forzado
frente al mundo

lo que busco
y nunca encuentro

la esperanza
de ver brillar el sol.

Vicente Muñoz Alvarez

La queja de Adán

11 febrero 2019
tags:

Hay quienes,
no importa qué les des,
también quieren la luna.

El pan,
la sal,
la carne blanca y la roja,
y todavía tienen hambre.

La cama matrimonial
y la cuna,
y siguen con los brazos vacíos.

Les das la tierra,
su propia tierra bajo los pies,
y se lanzan al camino.

Y el agua: cava el pozo más hondo,
nunca será suficiente
para beber en él la luna.

Denise Levertov

Lágrimas negras

10 febrero 2019
tags:

Naves

8 febrero 2019
tags:

He abierto el balcón.
No te asustes,
no es esto el vértigo que anuncia la caída
sino permanecer inmóvil, dentro, tras los muros.
El vértigo es no saltar.
Es mi gesto de todas las mañanas; abrir el balcón,
leer el periódico, escuchar las noticias
y reunirme, quizá no del todo, conmigo misma
en esta elección diaria de permanecer aquí, todavía.
La realidad, a primera hora, ya está sellada.
Con el balcón libre y despejado,
asomada a un abismo que siento dentro
me pregunto cómo puede esta calma
formar parte del naufragio.
Es el tiempo del temblor,
del canto en este borde difuso al mediodía
donde la luz no vence y es la lluvia
la que dicta su palabra sin pausa:
lo malo es lo que anuncia.
Este es el equilibrio
en el que sostengo no sólo mi taza
sino el mundo golpeando
una y otra vez en los cristales.
He abierto el balcón.
Pero yo… miro hacia arriba.
Imagino el peso del espacio.
Estoy sosteniendo el aire.
Miro hacia arriba.
Estoy esperando, siempre,
a que vengan a buscarme.

Tulia Guisado

7 febrero 2019
tags:

Hice mal la elección cuando tocó hacerla,
hice un malísimo cálculo de lo que me esperaba y decidí
que la entrega a la nada
merecería la pena,
claro, que cuando escogí yo pensaba
que no habría pena ninguna.
Al tiempo me doy cuenta de lo poco que rentó aquel pago
a base un sangrado de poemas,
si yo hubiera sabido que mi única ventaja
sería un par de meses alimentada con malas compañías
qué diferente todo,
hasta el entretejido de la rutina laboral
hubiera sido distinto.
¿Y es que acaso no sabías?
¿tanto tardaste en ver
quién era el bueno, quién el feo y quién el malo de la historia?
¿O es que preferiste las manos semiabiertas a las cerradas por abrir?
Que al final no sirve acordarse y decirse improperios
sobre todo si cada dos tardes
recuperas el tiempo perdido
perdiéndote tú entre lugares sagrados y cuentos,
mirándote a los ojos, reconociéndote en otros,
siendo, no digo amado, pero sí apreciado.
Y así los cabezazos que te darías contra la pared
se convierten en risas en esa pequeña esquina
donde se habla de cosas inútiles y bellas,
inútiles como dar tiempo a quien no te lo dará
y bellas como entregar misterios a quien querrá descifrarlos.

Dorothy Parker

A %d blogueros les gusta esto: