Saltar al contenido

Astenia

20 enero 2020
tags:

La lluvia que nace con el día trae un manso anuncio de reposo. El afán ha desplegado la cortina e indica que el mundo está en clausura, que a todos por igual el agua dio respiro, a cada bestia un refugio, a cada sapo una charca.
Llueve. Se ha atenuado la luz y los sueños, en revuelo de despido, retornan cansinos; desprolijos se empujan y organizan la entrada.
Sin embargo algunos se avergüenzan, se anublan y se fugan… Es en vano el arredro, es vana la campaña.
A punto de erguirme me abandono a la calma y  que llueva, que llueva, hasta que el mundo se hunda. Le tomará varios  días, porque duermo a nivel de las copas más altas.
Pudiera sospecharse que la soledad me agrada pero no, ese no es el punto: me cansé de ahuyentarla.
Es la lluvia ahora la que por fin me ampara, me inhibe de batallas, me libra de derrotas, me retiene en la casa: está certificada.
Luego calzaré  botas, empuñaré  paraguas, daré pienso al caballo, maíz a las gallinas y volveré a la cama.
Amanece constante; la tarde es solidaria, si no escampa.
La pitanza no es óbice: pasas, bananas; huevo, pan y yerbeado, que para un diluvio  alcanza.
El agua trae la paz como el dinero que abunda; la cama es una cesta a la que entibia el aliento  y en la que nada falta. Derivaré por sueños entre algodón y lana, más allá del oro, en la marea baja, de la mañana gris.

Salvador Héctor Tortosa

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: