Saltar al contenido

Anda

18 julio 2019
tags:

Anda, aléjate un rato por el paseo del río. Eso siempre te recuerda un poco dónde estás. Aunque no sirva de nada, caminar te resulta placentero. Así que está bien, y además te lo puedes permitir. Tus pequeños privilegios. Pocas cosas te consuelan más que esas nimiedades. Aprovecha. De momento tienes el paseo del río, un par de piernas y bastante tiempo para echar unas horas por ahí despreocupada. Para ir y volver. Porque como no te cansas del paisaje, haces el camino ida y vuelta. Siempre el mismo. ¿Te aburres alguna vez de algo? ¿Ni de no aburrirte? Puede que eso sea un gran privilegio. Aunque no es mérito tuyo, simplemente no sabes aburrirte, no tienes esa capacidad, ni siquiera sabes por qué. Eso sí, notas diferencia entre el camino de ida y el de vuelta. A la vuelta todo es más lento, comenzando por el ritmo. Un poco por cansancio, otro poco por alargar el paseo. Regresas sin prisa a casa. Y es entonces cuando te da por pensar que existe otro camino de vuelta, uno bastante más largo. No recorre un río pero atraviesa un océano. Puede que un día lo recorras. Mientras tanto está ahí, y te recuerda no solo dónde estás, sino también quién eres.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: