Skip to content

El filósofo no dijo

3 junio 2017
tags:

¿Qué secreto había descubierto Nietzsche
cuando caminaba las calles de Turín
antes de arrojar sus brazos alrededor
de un caballo que estaba siendo golpeado y colapsar
en un coma que duró una década?  Aferrándose
a la bestia marrón encogida de miedo, dijo
Madre, soy estúpido.  La cabellera salvaje y un traje
de tweed de tres piezas constreñían el cuerpo
que sostenía la mente que sabía demasiado.
¿Por qué estoy excavando respuestas de hombres muertos
cuando ellos estaban todos tan locos como yo?
El caballo, sus ojos huecos como los
del elefante birmano al que Orwell disparó
décadas más tarde, se parecía a toda
criatura traicionada. Quizás Nietzsche
vio el shock en los ojos del animal—
cómo todo humano contiene la capacidad
de infligir crueldad.  La mirada que se convierte
en reconocimiento, en resignación, en un ojo
que refleja un campo lleno de caballos caídos.

Jennifer Franklin

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 6 junio 2017 5:50 pm

    Reblogueó esto en Directas & Indirectas.

  2. Rita permalink
    8 junio 2017 11:27 am

    Excelente..me encanto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: