Saltar al contenido

Oficios

27 octubre 2016
tags:

Un exánime escultor besa los labios de su Circe.

Un monje mira al cielo antes de dejar atrás

el claustro y sus meditaciones.

En un cuarto vacío aún se escuchan

las notas del Adagio que un músico indigente ha escrito en la pared.

 

En un jardín de estatuas alguien llora:

…………..un pintor ha descubierto el pálido color del alma.

Un humo de colillas lentamente empaña

los cristales de un viejo café que ha presenciado

el penúltimo abrazo que cierra la noche.

 

Una mujer a la deriva enfunda feliz su cámara tras el disparo:

Ese balazo,

certero y directo a la sien de un viejo caminante,

otorga vida eterna al fugaz instante de ese encuentro.

 

Una madre se acerca en silencio y apaga

la vela que alumbra al cansado poeta que duerme

sobre sus últimos versos:

…………….Un exánime escultor besa los labios de su Circe…”

 

Pello Yaben

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: