Skip to content

Aerópago

16 agosto 2016
tags:

Estas piedras, pulidas de tanto ser pisadas,
brillan como si fueran
preciosas al sol último,
destellos de ventanas sobre el montón de cal
que es Atenas mirada desde cualquier colina
de las suyas, la tarde
se va, parece alguien
que ya no está, que vive
tan sólo en la ceniza
que su incendio dejó en quienes le amaron
y le siguen amando, pero ya
para nada, por siempre, para tener en vida
lo que murió, el misterio
de estar y de repente ya no estar.

Estas piedras pulidas de tanto ser pisadas.
Los últimos destellos del sol en lo que muere.
La tarde que abandona su nombre sobre mí.

El frío, el cielo, el viento que nos lleva
adonde no sabemos.
……………………………..Y nosotros,
como fugaces sombras asombradas,
llamando dioses a su no saber.

Atenas (2013)
Juan Vicente Piqueras

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: