Skip to content

Kymata

15 marzo 2016
tags:

Escucho
-acodada frente al mar que alguna vez ha de llevarme-
el palpitar exacto y silencioso de estas olas
a este puerto,
la solitaria palabra de los vientos
que, oscuramente,
tejen y destejen mi destino.

Escucho sin oírte
y me pregunto
si acaso tú y yo somos la desordenada sombra
de los días
-la perpetua sobra de los días-
qué fluye por la piel transparente de este mar
y me desvela el presente con la misma lentitud
de una sibila vieja a punto de morir
de olvido y de futuro.

Marta López Vilar

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: