Skip to content

Cuaderno del Desierto

23 septiembre 2015
tags:

I

Llegamos al lugar donde el asfalto
se clavaba en la piel
leonada
del desierto,
igual que un aguijón.

Si una carretera que no ves
no es una carretera,

los instantes que no recuerdas
¿han sido tu vida?

II

Imagina la palma de una mano
que no tuviera líneas,

eso es el desierto:

la belleza
de aquello que nos falta.

III

Al ver al escorpión, lo comprendí:

no hay dos oscuridades
que nos duelan lo mismo.

Josep M. Rodríguez

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: