Skip to content

National Scottish Gallery

2 junio 2015
tags:

¿Conoces algún pájaro
que cambiara los bosque por la palabra bosque?

Rodin, estoy segura, esculpió estos amantes
por no tener spray, sabiendo que su beso,
más que al beso, se parece a la boca
que tantea
—pronunciará mañana— el mito
de la boca.

Porque no existe beso que comience en los labios,
de igual modo que el cielo
no es cosa de tus ojos ni el poema,
ni siquiera sus aves
migratorias.

Y el lugar del amor
son los buzones, las vallas de las obras,
las tapias de esas casas
donde anida la quiebra como un gesto
de vida.

¿Conoces algún pájaro que no quiera cambiar
su jaula
por la palabra jaula? Porque vivir
no cabe en un museo,
Rodin pensó, sin duda, en paredes y un rotring frente al mármol.

¿Pensarás
en un nido tú al pensarme?

Martha Asunción Alonso

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: