Skip to content

Entre las ramas

29 octubre 2014
tags:

 

 

 

Entre otras cosas, yo tenía un reloj,
un casco de corcho, una brújula y una Biblia;
los Yahoos las miraban y sopesaban y querían saber
dónde las había recogido.
Borges

Pocas palabras alcanzan la oscuridad salvaje.
Una cita palpita en lo profundo del bosque.
Sonoridad a tientas en pos del encuentro
esferas a punto de erupción
frutos codiciados
y el interminable listado de los pájaros.

La imaginación ultrajada, estremecida
con un chillido y otro y otro
cada vez más al centro del bosque.

Absorto en la enigmática maraña de la selva
busco,
como un Yahoo en la espesura
el libro que crece entre los árboles.

Benjamín Chávez

Anuncios
One Comment leave one →
  1. cecibustos permalink
    29 octubre 2014 8:24 pm

    En el discurso de recepción del Cervantes, Ana María Matute dijo «…los libros eran para mí como bosques misteriosos» Tal vez quiso decir, como el poeta de hoy en tu blog, que en cada libro buscaba una cita en un bosque. Son tan bellos en el otoño.
    Un beso,
    Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: