Skip to content

Maldición del cobarde

15 agosto 2014
tags:

Todo refugio acaba derrumbándose
sobre quien lo encontró huyendo del riesgo.

Toda fuga es la flecha
que se clava en la espalda de quien huye.

Toda huida es herida.

Todo pero es un fruto podrido entre las manos.

Todo miedo es miseria y no alimenta.

¿Cómo podrá vivir quien no está donde está?

¿De qué sirve este escudo
si mi enemigo está dentro de mí?

No me pidas que ame la espalda que me hiere.

Juan Vicente Piqueras

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: