Skip to content

28 julio 2014
tags:

Al otro lado del jazz
está la lluvia
y los vagos contornos de la empuñadura del tiempo:
ruinas que sepultará la madrugada a su paso,
humo que asciende hacia el ciego crepúsculo y la noche.

Al otro lado del jazz está tu cuerpo
envuelto en el humo que asciende,
temeroso de la ciudad y sus asuntos.
Y yo,
que ya no creo en la primavera,
camino bajo cielos y más cielos
de plata y penumbra
y añoro,
añoro tu luz sinuosa,
tu cuerpo de silencio entreabierto,
tu boca alerta,
y la ciudad baldía que me entregaste entonces.

Asier Vázquez

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: