Skip to content

17 julio 2014
tags:

La tarde, va apagándose,
en tonos rojizos, va apagándose,
en tonos amarillos, va apagándose
en tonos frágiles, como cayéndose del cielo,
yace lívida,
macerada.
La tarde
va apagándose,
y, lo que va apagándose,
es uno de esos días que me pertenecen.
Las tardes de los días que habito
y este atardecer
se asemejan.
Algo de mí
ha transcendido hacia el límite,
allí permanezco,
cada vez más lejos,
en la luz oscura
de la noche

En este límite
las estrellas ya no me dirigen
palabras loables;
tan solo poseo la luz oscura
de mi oscura fe
y el día esperanzador
de la esperanza
no se revela todavía.

Bitoriano Gandiaga Artetxe

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: