Skip to content

A Gabriel Aresti

3 julio 2014
tags:

Amo el corazón tempestuoso del mar Cantábrico
roto en mil pedazos de cristal,
grito de hierro incandescente,
propenso a revolucionar las miradas ajenas y
ser crítico consigo mismo,
sabio en acarrear noches sobre sus espaldas y
juzgar reversos,
pues es fortaleza sin victoria
cosida y delimitada
por la soledad,
tambor de piel tatuado por luchar
trabajado en el yunque,
este corazón estricto
es un barco viejo amarrado a un puerto
una mano afanosa por romper fronteras
cediendo mares, guardando riscos
silenciando sufrimientos, reclamando derechos
calmando entrañas, enalteciendo gargantas
deseando ser tan necesario
como la roca
es más sudor que sangre
pletórico
defensor ciego de sus raíces,
en el territorio donde los ríos son nervios

Amaia Iturbide Mendinueta

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: