Skip to content

Poema para recordar una naranja

8 enero 2014
tags:

Entonces no era el mundo ese pañuelo
tan sucio y tan pequeño
Entonces era el mundo una naranja
de anaranjada luz que, deslumbrante,
giraba por el aire describiendo
elipses luminosas.
Una naranja enorme y achatada
por polos de novelas de aventuras…
Una naranja azul, quizás violeta,
quién sabe si limón o si esperanza.
Servía de merienda algunas tardes
apenas el reloj, contra la escuela,
sacábame a la calle, a la naranja
enorme y asombrosa de la vida.
¡Qué poco me importaba que el otoño
fuera, ademas de
OLOR, un equinoccio!…
Entonces no era el mundo ese pañuelo
tan sucio y tan pequeño.
Comiéndome soñando la naranja,
comíame la vida ingenuamente.
La vida…Eso que ahora es
las cosas que nos dicen los periódicos.

Rafael Azcona

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 9 enero 2014 1:33 am

    Bueno! No conozco al poeta pero me lo anoto…

    • Rocío Wittib permalink*
      12 enero 2014 7:40 pm

      Bienvenida!

      Me alegra que te guste, también como guionista de cine ha sido muy bueno.

      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: