Saltar al contenido

Una canción de amor

12 noviembre 2013
tags:

Las montañas son despiadadas
la lluvia funde la nieve
volverá a helar.
 
En el café dos extranjeros
tocan el acordeón
y canta la habitación abarrotada de hombres.
 
Las melodías llenan
los sacos del corazón
los pesebres de los ojos.
 
Las letras llenan
los establos
que rugen entre los oídos.
 
La música suprime las papadas
relaja las articulaciones,
la única cura para el reumatismo.
 
La música limpia las uñas
suaviza las manos
restriega las callosidades.
 
Una habitación abarrotada de hombres,
venidos del ganado empapado,
del gasoil, de la pala eterna,
acaricia
el aire de una canción de amor
con manos dulces.
 
Las mías han abandonado los brazos
y están cruzando las montañas
en busca de tus pechos.
 
En el café dos extranjeros
tocan el acordeón
la lluvia funde la nieve.

(Páginas de la herida) 1995
John Berger

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s