Saltar al contenido

Circe

9 marzo 2013
tags:

Tengo un afecto desmedido
por el cambio
Un poco de arte,
un hechizo anticuado,
todavía conmueven pesos muertos.

No me hurtes la mirada, hipócrita,
en mi casa todo te delata
y haces mal en creerte a salvo.

Con la mano izquierda
convierto en turbulencia
la placidez del aire que te ronda.
Con la mano derecha
reescribo el tedio prematuro
que se lee en tu frente.
Me deslizo íntegra
por la vertiente de tu deseo más oculto
y te pongo en evidencia, Fiera,
te despojo del ridículo disfraz,
dejándote garras y pelambre recia,
descubriéndote, como el envés de un guante,
la salvaje alegría
de no ser inocente.
Y ahora lánzate
sobre el rastro de sangre que te muestro.
Desciende al infierno que sin saber
buscabas.

Alicia Torres

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s