Saltar al contenido

Como una exhalación

22 febrero 2013
tags:

Dios mío qué vorágine del tiempo
que no poder hacer lo que se quiere,
cada mañana vuela, cada día
pasa como piedra dirigida
hacia un punto lejano, cada noche
como una exhalación, un toque negro.
Y uno hilvanando siempre las distancias
de su vida que corre presurosa
sin detenerse, un sueño, un curso oscuro
que no nos deja nuestro un solo instante
donde plantar ligera como la espuma
la sensación mortal de estar viviendo

Juan Gil-Albert

2 comentarios leave one →
  1. cecibustos permalink
    23 febrero 2013 1:57 pm

    Rocío:
    Pasa el tiempo y nos vamos alejando de lo que conocimos ayer. Por ello, al menos para mí, resulta muy hermoso encontrarme de nuevo con autores que casi había olvidado. Mas, cuánta belleza en estos versos de Gil-Albert que nos has traído hoy hasta tu ‘antología infinita’. ¡Y es que aún seguimos vivos!
    Gracias, amiga mía.
    Un beso,
    Cecilio

    • Rocío Wittib permalink*
      25 febrero 2013 1:39 pm

      Querido Cecilio,

      Dicen que no hay que volver al lugar donde uno ha sido feliz, sin embargo asomarse sin sacar los pies del presente de vez en cuando no viene tan mal. Después de todo aquello pasado es parte de uno y es bonito poder recordarlo con una sonrisa. Me alegra volver a traer a Gil-Albert, y mucho más por habértelo acercado nuevamente.

      Un beso grande!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s